Parroquia «María Auxiliadora» (1° Parte)

Hasta 1912, los oficios religiosos de hoy Coronel Moldes, tenían lugar en una modestísima capilla, dependiente ésta de la Parroquia de Sampacho, en cuyo pequeño salón los habitantes de la incipiente villa escuchaban los Santos Ritos.


La propiedad donde entonces funcionaba la capilla era conocida como salón Lorenzatti, y fue más tarde el salón de exposición y venta de automóviles del Señor Carlos Suino. Con el correr del tiempo fue el molino harinero de la Federación Agraria Argentina, más tarde fue el terreno donde se levantó el edificio de don Leonardo Chamorro, en calle Sarmiento, casi frente a plaza Nicolás Avellaneda.
Era capellán, por aquellos tiempos, don Luis Terzuolo, quién tuvo la satisfacción de trasladarse a la nueva capilla y casa entre fines de 1912 y 1913, merced a la magnificencia del caracterizado vecino Don Luis Petroni. La generosidad de este señor, piamontés, radicado en esta villa, se manifestó en el año de 1910 con la donación de un terreno a la congregación Salesiana de Don Bosco, que era parte de la quinta “D” de la Colonia Domingo Funes y que medía treinta metros de frente sobre avenida 9 de julio por cincuenta y cinco metros de fondo, hizo florecer la inquietud de construir una capilla.
Y fue el propio Don Luis Petroni quién impulsado por cristiano gesto construyó en colaboración de los colonos, en el terreno donado, una modestísima capilla de veinte metros de largo por nueve de ancho y además tres piezas. De inmediato el Señor Petroni invita a la Congregación Salesiana a que abran un Colegio en el naciente pueblo, donándoles el citado terreno y la construcción enclavada.
“LOS P. P. SALESIANOS ACEPTAN LA DONACIÓN, Y DE AQUÍ NACE EL PATRONAZGO DE LA PARROQUIA DE MOLDES: AQUELLA CAPILLA QUE YA ES DE LOS SALESIANOS, QUEDA PUESTA BAJO LA PROTECCIÓN DE MARÍA AUXILIADORA, QUE ES LA PATRONA GENERAL DE LA OBRA DE DON BOSCO”
Lo cierto es que los Salesianos no se decidieron a establecer aquí su Colegio. En vista de ello, el señor Petroni concedió el usufructo del terreno y capilla a la Curia de Córdoba.
El acontecer llenó de alegría a los pobladores del lugar y en 1914 fue nombrado Capellán de Moldes el R. P. José Ghersi, digno ministro de Dios que con un carácter afable y extremada bondad se ganó las simpatías más cordiales del vecindario, entre quien permanece hasta marzo de 1917. Prestó su atención al cementerio local, imprimiéndole esa fisonomía propia que fue digna de elogios.
En el año 1916, la capellanía de Moldes fue desmembrada de la parroquia de Sampacho y creada capellanía independiente por decreto de Monseñor Zenón Bustos. Sienta su jurisdicción en la pedanía Tres de Febrero, -de La Salteña abajo hasta poco más arriba del Ferrocarril Pacífico-, más una porción de la Pedanía La Cautiva que comprende Los Jagüeles Viejos ó Porongos, La Lonja, el campo Santa Catalina y Las Gamas Chicas, que llegan poco más debajo de la estación de Fragueiro.
Nace así el archivo de la Capellanía de Moldes, en que figura como primer bautizado el niño Mario Celeste Gasparolo hijo de Enrique Gasparolo y Margarita Pormatti, con fecha 2 de abril de 1916; el primer matrimonio que constituyeron don Pedro Serravalle con doña Catalina Barbero y la primera defunción de don Alejandro Lavasselli, fallecido en Tosquita el 26 de mayo de 1917.

 

Extraído del Libro «Coronel Moldes. Primera mitad del Siglo XX» escrito por Nieves del Rosario Moretti -Profesora de Historia- 2005