Parroquia «María Auxiliadora» (2° Parte)

En los anales de la iglesia moldense, el paso del Cura Ghersi merece un párrafo más. Trabajador incansable, es por su iniciativa que se constituye la comisión Pro Templo mediante la cual se recolectaron fondos para la construcción de la casa de Dios.

En cuanto al plano de la Iglesia fue el vecino de la localidad Don Isidoro Aristizabal quien a principios de enero de 1816 lo lleva a Córdoba, ya que había sido nombrado elector para Gobernador y Vice de la Provincia y lo somete al estudio de S. S. Ilustrísima Monseñor Bustos.
Es así como se llegó al 7 de mayo de 1916, día en que el Monseñor Inocencio Dávila procedió a la bendición de la piedra fundamental del nuevo templo a construirse frente a la plaza Nicolás Avellaneda, sobre un terreno de 66,60 x 50 metros, donado por el gobierno de la Provincia de Córdoba merced a gestiones realizadas por monseñor Zenón Bustos. Finalizaba marzo de 1917, cuando el P Ghersi patriota formal y sincero se despedía de sus amigos de la villa, para llevar a los soldados que luchaban sin desmayo por la integridad de su Patria, Italia, el consuelo y el aliento de la piadosa religión.
Le sucedió al P Ghersi el Pbro. Pío Soldi Pacinotti quién llegó el 11 de mayo de 1917 y actuó en la parroquia diez años, como Capellán independiente hasta mayo de 1924 y luego como Párroco hasta 1927
En 1919 se inicia la construcción de los cimientos del nuevo templo y finalizados estos, las tareas se vieron interrumpidas debido a la falta de recursos.
El Padre Pío Soldi dio comienzo en el año 1921 a los trabajos de reformas de la humilde capilla: levantó las paredes para dar lugar a las ventanas, construye tres arcos del Prebisterio, construye el Altar Mayor en material y los dos laterales en madera, hace los pilares, coloca el piso de mosaicos y el cielorraso. Simultáneamente se construyen nueve piezas más que con las tres que había forman la casa parroquial y la sacristía.
La construcción se hizo después que la Congregación Salesiana entregó la escritura de propiedad al entonces Gobernador de la Diócesis de Córdoba. Los gastos de todos estos trabajos se costearon, en gran parte, con la venta de terrenos donados por don Luis Petroni al Obispado. Éste último autoriza su venta con el fin de mejorar la Parroquia.
Una vez hechas estas reformas y dotada la capilla de los ornamentos y vasos más indispensables, la Capellanía fue declarada Parroquia María Auxiliadora, de Moldes, por monseñor José A. Luque, según decreto del 13 de mayo de 1924 que fue publicado el día de Pentecostés, Intra Misa Solemne. En el mismo día prestó juramento y toma de la posesión el primer cura párroco Pbro. Pío Soldi Pacinotti.

Este acontecimiento reanimó el espíritu de los feligreses de la flamante parroquia, que reemprendieron la construcción del nuevo templo, desistiendo de este esfuerzo al correr el año de 1925 cuando ya habían llevado el edificio a la altura de 5 a 7 metros y construido el crucero capillar hasta el primer arco de las tres naves.
El Pbro. Don Pío Soldi Pacinotti permaneció en Moldes hasta 1927 debido a su definitivo regreso a su amada patria. Arribó al pueblo el 31 de octubre de 1927, el R. P. José V. Moscone quien sucedió al P. Pío Soldi y de quien recibe la parroquia el día 1 de noviembre, según acta de entrega que aparece firmada por los citados y además por Juan Cinotto encargado del Obispado, Rafael Jover y José Vaggione.

 

Extraído del Libro «Coronel Moldes. Primera mitad del Siglo XX» escrito por Nieves del Rosario Moretti -Profesora de Historia- 2005